Continuamos enviando pedidos normalmente. ¡Manténgase a salvo!
Pedido >

Todo acerca de la menopausia


¿Qué es la menopausia?

Por definición, la menopausia marca el fin del ciclo menstrual y es un proceso natural y biológico. Es un período en el que los ovarios finalmente dejan de funcionar y la mujer pierde su potencial de procreación. Esto sucede cuando los ovarios ya no cumplen su función, es decir, ya no producen óvulos y, por lo tanto, el nivel de hormonas en el cuerpo de la mujer desciende. Es la disminución de las hormonas la responsable de todos los cambios en el estado de ánimo, los sentimientos y el aspecto físico.

El ovario es un órgano que produce las hormonas femeninas estrógeno y progesterona, las cuales son responsables de regular el ciclo menstrual y la ovulación. Con la edad, los óvulos del ovario ya no maduran; el; nivel de hormonas disminuye, llega la menopausia y se interrumpe el ciclo menstrual. En la mayoría de las mujeres esto ocurre alrededor de los 50 años. La menopausia es un proceso de envejecimiento fisiológico normal y no una enfermedad. Para la mayoría de las mujeres la menopausia es un período de cambios, un período en el que las hormonas juegan con las emociones y los sentimientos.


Los síntomas más comunes de la menopausia:

  1. Sofocos y/o intensa sudoración nocturna;
  2. Malestar (fatiga, agotamiento, irritabilidad y cambios de humor);
  3. Insomnio,
  4. Retención de agua,
  5. Pérdida de memoria, problemas de concentración,
  6. Resequedad vaginal, libido baja, dolor durante las relaciones sexuales, infecciones vaginales frecuentes,
  7. Dolores de cabeza,
  8. Piel seca y fina de rápido envejecimiento, con pérdida de brillo y elasticidad,
  9. Incontinencia urinaria, micción más frecuente, infección del tracto urinario,
  10. Depresión, cambios rápidos de humor,
  11. Aumento de peso,
  12. Apariencia envejecida (uñas quebradizas, arrugas profundas y cabello delgado).

En la menopausia la actividad hormonal se ralentiza, afectando también a la forma en que la piel envejece, su densidad y elasticidad. Además, la secreción de hormonas sexuales – la hormona de la juventud (DHEA), la testosterona y el estrógeno – disminuye significativamente, y esta baja secreción causa el envejecimiento de la piel. Debido a un nivel más bajo de estrógenos, se produce menos colágeno en la piel (tejido conectivo más débil), la piel se vuelve más delgada, pierde su capacidad de elasticidad, se vuelve sensible al tacto, además, el metabolismo se ralentiza y la estructura de la piel también cambia.

Puesto que la cantidad de estrógenos es menor, pueden prevalecer las hormonas andróginas, lo cual repercute en el crecimiento del vello, que puede dar lugar a un aumento de la vellosidad en lugares inusuales. Por otro lado el crecimiento del cabello se debilita; y se vuelven más delgados y se caen.

El suplemento dietético Femisol te hará sentir hermosa también en el exterior. La vitamina C contribuye a la formación de colágeno, que es importante para la salud de los vasos sanguíneos, los huesos, el cabello y las uñas, mientras que el zinc mantiene sanos los huesos, el cabello, la piel y las uñas.


Consejos de cuidado personal durante la menopausia:

La menopausia es un período en el que la mujer debe tomarse un tiempo para sí misma y su cuerpo y determinar cómo puede volver a sentirse bien consigo misma Una actividad física regular, la hidratación adecuada y una dieta saludable os ayudarán a conseguirlo. Es importante que no exageréis con nada, pero que también os toméis el tiempo suficiente para descansar y dormir.

Ejercicio regular

La actividad física regular os ayudará a sentiros con más energía y a controlar más fácilmente vuestro peso. La razón principal es que cuando hacéis ejercicio los niveles de serotonina se elevan, lo que mejora vuestro humor, bienestar general, apetito y tiene un impacto positivo en la calidad del sueño. El ejercicio regular también os ayudará a mantener la masa muscular, lo cual es importante para la postura, la movilidad y para evitar el aumento de peso. Sin embargo, no olvidéis que el ejercicio regular también fortalece vuestros huesos y es la mejor manera de prevenir la osteoporosis, que normalmente empieza en la menopausia.

Comiendo sano

Comer sano es particularmente importante en el período de nuestras vidas en el que nuestro cuerpo pasa por ciertos cambios. Es la ingesta de ingredientes sanos y frescos lo que puede contribuir a mejorar el humor, promover la buena digestión y la salud en general:
  • Comed todos los días mucha fruta y verdura fresca, cultivada orgánicamente.
  • Cuando seleccionéis la comida, siempre dad preferencia a los alimentos con alto contenido en fibra, para ayudar a controlar el apetito, promover la salud digestiva y beneficiar al corazón.
  • Bebed mucha agua limpia y fresca.
En una dieta sana debéis estar particularmente atentas al hecho de que la disminución del nivel de estrógeno provoca una pérdida de fuerza en los huesos, por lo que recomendamos aumentar la ingesta de alimentos ricos en calcio y vitamina D. Consumid diversos alimentos ricos en calcio (leche y productos lácteos, sardinas, verduras de color verde oscuro).

No olvidéis relajaros más a menudo, dormir bien y escuchar a vuestro cuerpo.

Además de los síntomas comunes mencionados anteriormente, el cese de la fertilidad de una mujer a menudo representa un mayor cambio emocional en la vida de la misma. La transición de una mujer joven, vibrante y fértil a una mujer mayor y madura a veces puede causar angustia psicológica y emocional. Pero vosotras tenéis el poder de cambiar eso. Al comprender los mecanismos de la menopausia, al saber cómo podéis ayudaros a vosotras mismas con ayudas naturales, y al tomaros un tiempo para vosotras mismas, la menopausia puede convertirse en un período lleno de vida y disfrute. Y esto es lo que teníamos en mente cuando estábamos buscando los ingredientes y fórmulas correctas para el Femisol.


Tratamiento de la menopausia:

Terapia hormonal: (HRT) o tratamiento natural

La terapia de reemplazo hormonal, o los medicamentos que contienen las hormonas que el cuerpo de una mujer deja de producir después de la menopausia, tienen un impacto significativo en la salud y el bienestar. Las hormonas mejoran el estado de ánimo, protegen al corazón, mantienen los huesos sanos, resuelven los problemas de sequedad vaginal y mejoran la libido. El equilibrio hormonal es muy importante para sentirse bien. Vuestro médico o ginecólogo determinará el método más apropiado para vosotras en lo que respecta a vuestra salud y estilo de vida. Debido a las distintas complicaciones posibles (riesgo de enfermedades cardiovasculares, riesgo de cáncer de mama, cáncer gastrointestinal, etc.), la terapia hormonal no es una solución a largo plazo y exige un seguimiento cuidadoso de la condición médica y no es apropiada para todas las mujeres.

Un gran porcentaje de mujeres se sienten intimidadas por la terapia hormonal menopáusica o no deberían utilizarla (cáncer de ovario o de mama, que se alimenta de estrógeno), en este caso se recomienda un tratamiento natural. El tratamiento natural no es una alternativa a la terapia de reemplazo hormonal (TRH), pero algunos síntomas menopáusicos pueden aliviarse de esta manera.

Los fitoestrógenos son sustancias naturales que imitan al estrógeno de la hormona sexual femenina porque su estructura química es muy similar a la del estrógeno del cuerpo, o bien regulan la función de los estrógenos endógenos, generalmente uniéndose a los receptores de los estrógenos, contribuyendo así al equilibrio hormonal. Tienen un efecto más débil que el estrógeno natural, se descomponen mucho más rápido y no se almacenan en los tejidos. Algunas de las fuentes más importantes de fitoestrógenos son el trébol rojo (Trifolium pratense) y la soja (Glycina max). Por eso decidimos que el trébol rojo sería el principal ingrediente del suplemento dietético Femisol.


Etapas de la menopausia:
Se han definido tres etapas de la menopausia: perimenopausia, menopausia y postmenopausia.


¿Cuánto tiempo puede durar la menopausia?

La mayoría de las mujeres experimentan cambios en la menopausia de cinco a diez años. En la mayoría de los casos, alrededor de cinco años es lo más probable, pero en algunas mujeres los síntomas pueden aparecer y desaparecer durante un período más largo.
Todos los derechos reservados © 2012 - 2020
Producción: MMstudio
close Nuestra política de cookies

Utilizamos cookies para garantizar que le ofrecemos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si sigue sin cambiar su configuración, asumiremos que está dispuesto a recibir todas las cookies en el sitio web de Femisol.
(Más información)
OK